Cómo distinguir un parquet/suelo de madera de un suelo laminado/sintético


Parquet en casas, parquet en comercios, parquet en juzgados, hoteles, ayuntamientos... El parquet está de moda y, ya sea debido al boom inmobiliario o a una moda pasajera, lo que si es cierto que podemos toparnos con cualquiera de sus variantes, allá dónde vayamos. A nuestro correo han llegado numerosas consultas sobre la cuestión de poder distinguir un suelo de parquet de madera de uno sintético. ¿Por qué es importante distinguir entre uno u otro tipo de suelo? ¿Por qué nos podría ser útil? Pues bien por simple curiosidad, o bien porque hayamos adquirido una vivienda o local, y deseemos repararlo o/y acuchillarlo .

No es lo mismo querer reparar un suelo laminado, que reparar un parquet de madera natural, que estén en mal estado. Como ya hemos visto en alguna otra ocasión (ver post anterior), la reparación del suelo laminado consiste en cambiar, bien las lamas que estén estropeadas, bien toda la superficie completa. En el caso de la madera, podemos acuchillarla y estrenarla como el primer día, esa es una de sus múltiples ventajas, aparte de el confort, la elegancia, la distinción, la calidez... (me encanta la madera como podéis ver).


Hace no muchos años, el suelo laminado/sintético, era fácil de detectar, pues eran imitaciones burdas de la madera. Hoy en día, si bien siguen siendo imitaciones, los adelantos tecnológicos han logrado hacer réplicas bastantes buenas de la auténtica madera; hay modelos que tienen la misma textura e incluso guardan casi los mismos patrones aleatorios en cuanto a veta y color.

Dejando a un lado algún modelo muy puntual, elitista y, por consiguiente prohibitivo (económicamente hablando claro) existen dos técnicas principales para distinguir un suelo de otro:
  1. Observamos una pieza desmontada e inspeccionamos el dorso y el perfil para cerciorarnos de que material se trata. Normalmente se consigue alguna pieza, bien porque se tiene material sobrante guardado de cuando se instaló, bien porque se ha tenido que arrancar un trozo para reponer, o porque estorbe para algún tipo de reforma.
  2. Si no queremos destrozar el suelo de parquet porque queremos conservarlo o, si no disponemos de piezas no montadas, lo que podemos hacer es ir observando la superficie, e intentar encontrar dos piezas que sean exactamente iguales. Si las encontramos, es un suelo laminado, si no logramos hallar dos piezas iguales, es "casi seguro" de que nos hayamos ante un parquet de madera natural.
Esto ocurre porque, como ya hemos explicado otras veces, la superficie del suelo laminado, justo debajo del "overlay" o capa protectora, está formada por un papel decorativo que imita la veta, el color y, a veces, la textura de la madera. Este papel es una fotografía cuyo patrón se repite cada "x" veces; así, si logramos ver dos piezas iguales, hemos logrado descifrar el enigma. Eso si, hay fábricas que están consiguiendo que esa repetición tarde cada vez más tiempo en producirse, por lo que, si nos topamos con estos materiales (cosa no muy usual), deberemos optar por emplear el primer procedimiento que hemos visto.

Si quieres instalar o restaurar un suelo laminado en Huelva o Sevilla pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.


La dureza de la madera empleada en parquet



Muchos son los que preguntan si este o aquel suelo es más o menos duro, si se raya o no con facilidad...

La dureza que presenta una madera determinada, es la resistencia que opone al desgaste, rayado, penetrado...etc. Es por tanto bueno para un suelo de parquet que esta resistencia sea lo mayor posible para que aguante mejor a un posible rayado o golpe.

Existen varios métodos para la medición de la dureza de una madera siendo el método Monnin el oficial UNE. Básicamente lo que hace este método es medir la huella que produce en la madera un cilindro al que se le aplica una fuerza. Dependiendo de la profundidad que deje la marca, se hace una clasificación. Los diferentes métodos suelen clasificar las maderas en: muy blandas, blandas, semiduras, duras y muy duras.



Como ejemplos tenemos:

  • Blandas a semiduras: álamo blanco, cerezo, sauce, abeto, alerce, castaño y, en general, todos los pinos...
  • Semiduras a duras: roble, teca ,arce, fresno, haya, eucaliptos blanco y rojo, elondo, iroko, pino amarillo...
  • Duras a muy duras: encina, olivo, jatoba, nogal, wenge, cumarú, ipe, kempas...

Posts relacionados:

Consejos antes de instalar parquet, tarima o suelo laminado. El momento adecuado de la instalación.


Colocando espiga de lamparquet de roble 25x5cm en Huelva

Uno de los momentos más tensos que puede vivir un parquetista, es cuando lo llama a uno el cliente con tono de voz similar a cuando te van a dar "el pésame": - vente para acá que ha pasado algo -. Y tú, como es lógico, ya sabes que algo le ha pasado...al suelo.

Cuando llegas, encuentras a el/la cliente/a con cara descompuesta y a veces, el reformista, constructor, pintor, electricista, el de la cocina o/y el carpintero, con gesto serio y compungido ..

Tú en cambio, experimentas rabia, impotencia y desolación al ver el resultado de no hacerte hecho caso en su momento y no consentir que fuésemos los últimos, después de haber finalizado todos los trabajos de albañilería, pintura, electricidad...etc.

Golpes que provocan hundimientos
La mayoría piensa que con proteger con un plástico, mantas o cartones, es suficiente. Creedme cuando os digo que los plásticos no hacen nada; es más, si es un parquet barnizado y no hemos dejado fraguar el barniz lo bastante, podemos tener problemas. Las mantas y cartones, aunque parece que amortiguan, en la mayoría de los casos, escombros de grandes dimensiones no son soportados y marcan como se pueden ver en las fotos. Otras veces, piedrecitas se meten por debajo y arañan sin que nos demos cuenta. Otras tantas, con la falsa creencia de que "está protegido", colocan hasta andamios sin ninguna protección en las patas.

El resultado son disgustos para la propiedad, para nosotros como instaladores y, al final, a alguien le tocará pagar la reparación de esos malditos arañazos/rayones, hundimientos y picotazos. No tenemos que llegar a eso, y nunca nos cansaremos de decir que "las prisas son malas consejeras" y debemos de ser los últimos; no es capricho, sino el resultado de la experiencia.

Existen una serie de precauciones generales que debemos seguir antes de comenzar los trabajos de instalación de parquet, entarimados o suelos laminados:


  1. Los trabajos de albañilería, fontanería, pintura, escayola..etc, deben estar completamente terminados. Después de pintar, es necesario esperar unos días (dependiendo de las condiciones meteorológicas) antes de meter el material en la obra, pues las paredes están desprendiendo humedad.
  2. Las aberturas de la obra deben estar correctamente cerradas y acristaladas para impedir la entrada de aguas de lluvia, humedad, radiación solar directa...etc.
  3. Si la base sobre la que vamos a colocar el parquet es de mortero, debemos respetar el tiempo de secado que nos aconseje el distribuidor; esto es muy importante pues, aunque la capa superficial esté seca a los pocos días, el mortero continua secando en sus capas más inferiores y transmitiendo gran cantidad de humedad a la superficie. Si colocamos el parquet sin esperar lo suficiente, el parquet absorberá la humedad y se producirán levantamientos y deformaciones no deseadas. Es muy recomendable medir dicha humedad con un aparato destinado a tal fin (higrómetro).
  4. El contenido máximo de humedad del mortero no deberá sobrepasar, por norma general, el 2,5% de humedad en peso. Según el tipo de mortero y/o si existe calefacción radiante, esto podría variar.
  5. Se deben probar todas las instalaciones y conductos de agua, incluidas calefacciones.
  6. La solera debe estar limpia y no presentar desniveles.
  7. Es imprescindible comprobar la humedad relativa del local antes de la colocación. Se aconseja que esté por debajo del 65%.
  8. Seguir SIEMPRE las recomendaciones del profesional que contratemos. Su experiencia nos ahorrará más de un problema en el futuro, hará que nuestro pavimento nos dure mucho tiempo y evitará que nos "duela la cabeza". 
Si quieres instalar o restaurar un suelo de parquet, tarima, laminado o PVC en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.

Problemas con el suelo de parquet -¿Por qué se levanta el parquet?

Entendemos por levantarse el parquet al hecho por el cual el material crece horizontalmente sobre la superficie hasta chocar con la pared, el pre-marco de la puerta u otro obstáculo. Si crece demasiado, después de chocar, lo primero que se nota es que se forma uno o varios montículos que, cuando se pisan, normalmente ceden (aunque a veces no, sobretodo si es madera maciza) y, al dejar de pisar, vuelve a levantarse.

Cuando nos ocurre esto, la verdad es que nos entra un sentimiento de duda y de angustia pero, ante todo debemos guardar la calma.




¿Por qué ocurre esto?


El parquet puede levantarse por muchas causas siendo las más frecuentes las siguientes:
  • Fuga de agua de alguna tubería. Debemos observar si a simple vista se ve algún charco de agua o zona húmeda. Muchas veces el foco de humedad esta oculto detrás del rodapié o, incluso debajo del parquet.
  • Ventanas de balcones o terrazas mal selladas. Si nos fijamos en la parte exterior de las ventanas, justo es su perímetro, debe de llevar un cordón normalmente de silicona u otro material, tapando cualquier grieta. Debemos observar que no presente ningún poro o grieta.
  • Derramamiento de un cubo o fuga de un electrodoméstico. En este caso lo único que podemos hacer es recoger rápidamente con la fregona el charco de agua. Muchas veces, si el agua no permanece mucho tiempo encima del parquet, no pasa nada.
  • Fallos en la impermeabilización en los cimientos de la construcción o inexistencia de ella. Es muy típico hoy en día, encontrarnos con obras que no han impermeabilizado correctamente. Este hecho lo podemos observar porque la vivienda huele a humedad especialmente en épocas de lluvias y, vemos manchas de humedad que suben desde el suelo hasta cierta altura de la pared. Aquí no solo sufre el parquet, si no las puertas, los muebles, las paredes,... etc. La solución es un poco complicada pero, recae sobre el arquitecto y el constructor toda la responsabilidad.
  • Fallos en la impermeabilización de techos o paredes. Debemos solucionar esto antes que arreglar el parquet.
  • Ambiente excesivamente húmedo. Ya vimos en el post de "Recomendaciones a tener en cuenta con los suelos de madera" que la humedad relativa de la vivienda debe mantenerse entorno a unos niveles adecuados. En época de lluvias o si nos ausentamos largo tiempo en invierno y dejamos cerrada la vivienda, la humedad aumenta pudiéndose producir fenómenos de hinchamiento. Un deshumificador, el aire acondicionado o la calefacción nos puede servir para eliminar el exceso de humedad.
Como vemos, casi todas las ocasiones en las que se levanta el parquet, se debe o al agua o a una humedad excesiva. En muy pocas ocasiones nos hemos encontrado que sea culpa de un mal montaje sobretodo, si lo ha montado un profesional o empresa especializada. Si hemos tenido casos en los que un montador aficionado o "pirata"no ha leído bien la ficha técnica o no ha respetado las normas básicas de instalación que cualquier montador debe tener en cuenta.
Para evitar gastos inesperados por un problema relacionado con los daños que produce el agua (fugas, filtraciones, etc), debemos tener contratado un buen seguro que cubra este tipo de percances ya que, de producirse, se encargaría de todo y nosotros no tendríamos que preocuparnos por nada.
Es muy importante saber que tras producirse una fuga que afecte al parquet:
  1. Primero tenemos que localizar la avería o fuga y solventarla.
  2. Debemos esperar a que la humedad se vaya, siendo necesario, a veces, quitar el material afectado para facilitar la aireación. Este paso es muy importante, no debemos correr pues si montamos antes de que se elimine la humedad el parquet se puede volver a levantar.
  3. Dejarnos aconsejar en todo momento por el profesional. Nótese que no siempre el perito de la compañía es un entendido en la materia...
  4. No desesperarse porque hay muchísimos parquets (de madera) sobre los que pasan 30 años y no tienen ni el más mínimo problema.
Si tienes problemas con tu suelo de parquet, tarima o laminado en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:


Qué es parquet entarimado



Nos encontramos aquí con un tipo de instalación del parquet empleada ya hace siglos en palacios y lugares destinados a la nobleza. En el siglo XVII, en el Palacio de Versalles, se utilizó para sustituir el suelo de mármol, debido a lo trabajoso de su mantenimiento. Por aquellos tiempos, se realizaban verdaderas obras de arte y, se instalaba la tarima formando figuras bastante ingeniosas. Hoy en día, por regla general, y por falta de tiempo y de clientes que paguen lo que vale, se instala de forma menos laboriosa (normalmente en paralelo o "al hilo").

LLamamos parquet entarimado al pavimento de madera maciza en forma de tablones rectangulares y de diversos grosores, que se colocan machihembrados entre sí y clavados sobre unos rastreles (listones de madera). Estos rastreles pueden ir fijados al soporte o no (flotantes). Aquí tenemos su primera característica propia: no toca el pavimento, si no que se asienta sobre los rastreles y, son estos lo que le dan estabilidad y nivelación a la tarima ya que, el pavimento base, puede estar desnivelado. Entre el suelo base y la tarima queda una cámara de aire que permite la aireación.


Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de decantarnos por este tipo de suelos es que, su instalación, supondría un desnivel importante (normalmente 40 a 44 mm) con respecto al suelo de las estancias que no llevaran madera. Si se están realizando obras, podemos hacer que los suelos de esas estancias que llevan otro tipo de pavimento, tomen la altura del entarimado.

Su ventaja: es madera, un material natural que nos puede durar toda la vida ya que permite su restauración mediante el proceso de acuchillado que ya hemos comentado en otras entradas (ver post). Precisamente, porque es un material natural y vivo, las juntas se suelen abrir en verano y cerrar en invierno, constituyendo un proceso totalmente normal de la madera en este tipo de instalaciones. Por lo tanto, debe usted saber que la madera se mueve y está en continua interacción con el medio que lo rodea. Lo que si podemos hacer para minimizar estos movimientos, es procurar que el ambiente conserve unos niveles ideales de humedad y temperatura como ya vimos en un post anterior (ver post).

Si quieres instalar o restaurar un parquet entarimado en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.

Instalación de parquet, tarima o suelos laminados sobre calefacción radiante



En los sistemas de calefacción radiante (sistema por agua o eléctrico), el suelo es calentado por la misma y el calor asciende por las estancias, manteniendo una temperatura agradable. Cuando queremos instalar suelos de madera o laminados, debemos de tomar en cuenta una serie de consideraciones. En primer lugar, tenemos que saber que dicho sistema de calefacción calentará el mortero y éste, a su vez, por conducción transmitirá el calor a nuestro suelo. Por ello, debemos procurar informarnos primero, si el material es apto para su montaje sobre calefacción radiante.


En el caso del suelo laminado, debemos de asegurarnos que tanto la manta, base o underlay, como el propio suelo laminado, tienen un coeficiente de transmisión de calor lo más alto posible; es por ello, que la resistencia térmica (oposición al paso del calor) que presente el conjunto (manta + suelo) no debe ser superior a 0,150 m2K/W. ¿Para qué? Pues para asegurarnos una correcta transmisión del calor a la superficie ya que, de lo contrario la calefacción perdería efectividad y aumentaría su consumo.

Comprar en nuestra tienda la base EvaFlex Aluminio, apta para calefacción radiante

En el suelo de madera, debemos tener en cuenta que la madera varía su humedad dependiendo de la temperatura. De la misma manera, un cambio en la humedad conlleva una variación en su volumen, por lo que debemos que consultar con nuestro proveedor que maderas son las más adecuadas así como, el proceso que se debe de seguir para instalar un parquet sobre suelo radiante.

Finalmente, el pavimento sólo debe ser instalado después de que el mortero esté totalmente fraguado y seco. De lo contrario, si el mortero aún tuviese algún resto de humedad, ésta se transmitiría al pavimento cuando se encendiera, pudiéndose producir fenómenos de levantamientos, atejamientos...etc del mismo.

Para el secado del mortero de cemento (otros tipos, consultar), debemos seguir el proceso que nos marque el fabricante, siendo la humedad resultante no superior al 2% en peso (Norma UNE 56810:2010 "Suelos de madera. Colocación. Especificaciones.").

Durante el uso de la calefacción, una vez instalado el parquet, debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Evitar superar los 27ºC (en el pavimento) o los 65 W/m2 si es un sistema eléctrico. 
  • La utilización de alfombras puede sobrecalentar la zona bajo las mismas, lo que es perjudicial para el suelo de parquet, ya que se reseca en exceso.
  • La temperatura ideal del local (que no coincide con la de las conducciones de  la calefacción), para procurarnos una buena conservación del parquet, es de entorno a 21ºC y una humedad relativa entre el 45% y el 65%.
  • En condiciones altamente secas, se aconseja el uso del humificador para elevar la humedad relativa hasta conseguir los valores idóneos.
  • Si la humedad ambiental es muy baja o la temperatura muy alta pueden surgir problemas de grietas entre piezas.
  • El encendido y el apagado de la calefacción debe hacerse de modo gradual y paulatino (de 3 en 3ºC), nunca de forma brusca.

Si  buscas una empresa especializada en la instalación de pavimentos de madera o laminados sobre calefacción radiante en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.



Qué es tarima de exterior




Se llama así al pavimento de madera apto para ser instalado en el exterior. Debido a la propia naturaleza de la madera, al tratamiento que se le aplique y al proceso de secado al cual es sometido, la madera conserva una humedad determinada y, resiste las condiciones climatológicas adversas propias de su instalación a la intemperie.

Siempre que optemos por decorar los exteriores de nuestra vivienda con este tipo de productos, debemos de cerciorarnos que el material, el distribuidor y, por supuesto, la fábrica son de primera calidad. Así pues, no esperemos "duros a pesetas" y no nos dejemos llevar por una oferta desmesurada en una madera que, una vez comprobados precios, sepamos que su valor es sensiblemente superior. En la procedencia, en el material o en el secado puede estar la diferencia. Por tanto, dudemos siempre de aquel material que se nos ofrezca muy barato.

En las fábricas, una vez la madera ha sido aserrada, el contenido en agua es alto y, para que no realice movimientos indeseados y haya que sustituir las tablas de madera por otras, ese exceso de agua debe ser expulsada. Para esto, se emplea lo que se denomina proceso de secado. Este proceso, varía según la madera vaya a usarse en exterior o en interior, o se trate de una especie u otra, siendo igualmente distinto el contenido de humedad resultante.





TIPOS DE MADERA UTILIZADOS


Los tipos de madera que suelen ser empleados en la fabricación de la tarima de exterior son:
  • Ipe.
  • Cumarú.
  • Massaranduba.
  • Garapa.
  • Iroko.
  • Teka.
  • Elondo.
De todas ellas, la que mejor durabilidad presenta es el Ipe, que procede del sur y el centro de América.
A simple vista, podríamos pensar que puede existir relación entre la densidad de la madera y su durabilidad (vida de la madera), sin embargo, no es así. La densidad se debe a la concentración de sus fibras y a su contenido en minerales y, su durabilidad, depende de la resistencia que presenta al ataque de bacterias y hongos. Por ello, la madera empleada para el exterior debe presentar una buena durabilidad.


FORMATOS

Entre los principales formatos encontramos:

  • Tarima lisa.
  • Tarima estriada.
  • Canto oculto.
  • Canto invisible.
  • Losetas...
En cuanto a la forma de instalar estas tarimas, normalmente, se colocan sobre unos rastreles (listones), con un tratamiento especial para el exterior, sobre los cuales se fijan las tablas con unas grapas (de acero o plástico) atornilladas especiales. Las losetas, sin embargo, se colocan en sistema flotante (sin fijar al suelo) y unidas unas a otras con algún ingenioso sistema.



Grapa de acero inoxidable
Loseta


MANTENIMIENTO

Aquí encontramos la parte más fundamental de la vida de nuestra tarima de exterior. Principalmente consiste en la aplicación de un producto sobre la superficie para proteger la madera. El requisito más importante que debe presentar dicho producto, es que penetre bien en el poro y no cree capa, para impermeabilizar y proteger de las inclemencias meteorológicas así como, de la suciedad.
Este proceso variará según la zona geográfica, el uso al que estará sometida la tarima y la exposición solar pero, normalmente, se realiza de dos a tres veces al año.

Si quieres instalar o restaurar una tarima de exterior en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.


Te puede interesar:



Cómo acuchillar un suelo de parquet o tarima. Qué es acuchillar





Como ya os he explicado otras veces (ver post), el proceso de acuchillado que permiten los suelos de madera, constituye una de las principales ventajas que presentan estos pavimentos con respecto a los suelos sintéticos. Ya hemos visto que se trata de un proceso en el cual, o bien lijamos la capa superficial del parquet deteriorado para retirar el barniz antiguo así como los posibles arañazos y suciedad incrustadas con el paso del tiempo; o bien, después de instalar un pavimento de madera nuevo, lijamos la capa superficial para debastar (nivelar) las posibles irregularidades y, procedemos a realizar sucesivas pasadas con lijas cada vez más finas con objeto de conseguir un acabado pulido.


¿CÓMO SE ACUCHILLA UN SUELO DE MADERA?

Ya hemos dicho en otras ocasiones que todo suelo de madera con una capa superficial superior o igual a 2,5mm se llama parquet. Dicho esto, pasamos a describir brevemente el proceso de acuchillado (pulido o lijado) que nosotros empleamos en nuestros proyectos:

  1. Se emplea primeramente una máquina de acuchillar con una lija gruesa (en nuestro caso una máquina de lijas de banda). Si el parquet está muy deteriorado o, si es nuevo, se igualan toda las irregularidades. Es necesario que previamente se hayan retirado todos los muebles de la superficie a lijar.
  2. Se van aplicando lijas cada vez más finas, hasta dejar un acabado fino y sedoso al tacto,
  3. Después de la primera o la segunda lija, se emplastecen las grietas con una mezcla de serrín con resina. No se debe emplear jamás emplaste de pared.
  4. Se limpia muy bien con aspirador paredes, puertas y especialmente el suelo.
  5. Se aplica una primera mano de barniz que puede ser de muchos tipos, calidades y precios.
  6. Las restantes dos capas se aplican cada 24/48 horas,cada una.

La duración del proceso de acuchillado es variable dependiendo de la superficie pero, como mínimo tarda 3-4 días, pudiéndose pisar a las 48/72 horas después de la aplicación de la última capa, aunque el secado completo se produce a las 2-3 semanas. No se recomienda permanecer en la vivienda durante el proceso. A continuación os dejamos un vídeo donde se explica el proceso completo:

Se recomienda que el acuchillado de un parquet lo realice un profesional experimentado y con referencias, ya que no es trabajo fácil y requiere de una experiencia que se adquiere con los años.

  Si quieres instalar o restaurar un pavimento biselado en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.

TE PUEDE INTERESAR:

Colocar parquet, tarima o suelo laminado en baños y cocina



Lamparquet de roble 300x60mm pegado con silano
y barnizado con barniz oleouretánico semimate
Uno de los principales miedos y dudas que se le presentan a quienes quieren instalar suelos de parquet, es la conveniencia o no de montarlo en la cocina o en el baño. Estas estancias suelen ser zonas de ambientes relativamente extremos en cuestiones principalmente de humedad. La humedad, como sabemos, es el principal enemigo de este tipo de soleras entonces, ¿cómo vamos a ponerlo aquí?. ¿Sería conveniente poner otro tipo de suelo?. ¿Se puede instalar parquet de madera?

La verdad es que, en una casa toda decorada de parquet, si ponemos una cerámica u otro suelo en los baños o en la cocina, "rompe" la estética con el resto de la casa.





¿Qué soluciones hay?
  • Instalar un suelo sintético especial para zonas húmedas.
En el mercado existe un tipo de suelo sintético que no contiene madera ni compuestos derivados de ésta, que resisten totalmente el agua y la humedad, muy resistentes y con acabados muy similares a la madera; son los suelos vinílicos o de PVC.

  • Instalar un parquet de madera natural tratándolo adecuadamente.
Sí, como leen, la madera también se puede instalar en baños y cocinas. Yo mismo he instalado cientos de suelos en estas estancias y jamás ha existido ningún tipo de problema. ¿Cuál es el "truco"? En este caso, debemos de distinguir dos tipos de suelos de madera:

  1. Los que se colocan de manera flotante y que bien barnizados de fábrica. Aplicamos un producto hidrorrepelente impermeabilizador tal como ClickGuard en el anclaje para sellar todos los puntos débiles por donde se pueda filtrar el agua (especialmente las juntas). Aparte de esto, se procede a sellar, con una pasta flexible especial, todo el perímetro para evitar que el agua se pueda filtrar por la dilatación. De esta manera, se consigue que el suelo aguante las salpicaduras y los pequeños vertidos sin problemas hasta que lo recojamos. 
  2. Los suelos de madera pegados. Este tipo de parquet se coloca pegado a la solera base con una cola de silano o poliuretano y, con el propio proceso de barnizado in situ, se procede a impermeabilizar toda la superficie. Se aconseja el barnizado con productos al agua o oleuretánicos. Igualmente es imprescindible sellar todas las juntas y el perímetro.
  • Colocar un suelo laminado con soporte hidrófugo.
Actualmente también existen suelos laminados aptos para baños y cocinas, como es el caso Quick-Step Impressive, garantizado por el fabricante y que nos permite colocar el mismo pavimento en toda la vivienda.

Hay otros suelos que poseen un tablero excepcionalmente resistente a la humedad, como es el caso de los pavimentos de Finsa, Finfloor. En este caso, solemos hacer igual que con los parquet multicapa en instalación flotante: aplicación de ClickGuard en juntas y sellado de perímetros con sellador acrílico.


CONCLUSIONES

Mi opinión es que, si se ha instalado parquet de madera en toda la casa, que se continúe en los baños y en la cocina, siempre y cuando se lleve a cabo el tratamiento adecuado; si se ha instalado suelo laminado, optar por elegir un modelo en los baños y cocina de una marca que garantice que su producto resiste el agua, eligiendo un tono parecido (igual es complicado, pues suelen ser diferentes fábricas). Eso si, estos suelos especiales son sensiblemente más caros que un suelo laminado normal, si bien los baños tampoco suelen contar con muchos metros cuadrados.
La elección siempre depende de usted y de su economía.

Si quieres instalar un suelo de parquet, tarima, laminado o PVC en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.




Ventajas e inconvenientes de los suelos laminados. Acuchillado del parquet de madera



A mis oídos llegan las dudas de muchos clientes sobre la conveniencia de optar por un suelo laminado o uno de madera natural. Nunca se puede decir categóricamente que un suelo es mejor que otro pues, para ello, hay que sopesar detenidamente las ventajas y los inconvenientes de ambos así como, las necesidades y poder adquisitivo de aquella persona que opta por este tipo de suelos.












En primer lugar, la diferencia obvia que encontramos es que uno es un material natural y otro es "artificial"; el suelo laminado no es más que un sucedáneo del parquet de madera natural y, como todas las imitaciones, se parece al original pero.... no lo es. Es como las huevas del lumpo y el caviar parecen iguales pero no tienen nada que ver, sobretodo, en precio... El suelo laminado, normalmente (puede variar), consiste en una base de fibras de madera prensada de alta densidad (HDF) sobre la que se coloca un papel decorador imitación a madera y, encima del cual, se aplica una capa (overlay) a base de resinas para proporcionar dureza así como, resistencia al desgaste y, a veces, a las quemaduras. Además, existen algunas marcas (por ej. Flint) que resisten al agua.

Todos los suelos laminados tienen una dureza determinada pero, lo que si hay que tener en cuenta es que, ambos tipos de suelos (natural y sintético), con el tiempo y la abrasión que supone el rozamiento de los pies sobre el suelo, se desgastan. ¿Qué ocurre entonces? Muy sencillo, el sintético tenemos que tirarlo y poner otro nuevo; el parquet de madera, sea cual sea el tipo (pegado, clavado, flotante...) lo podemos acuchillar. El número de acuchillados puede variar según el grosor; a más grosor, más acuchillados admite.


Los acuchilladores de parqué (Les raboteurs de parquet)
Gustave Caillebotte, 1875

¿Qué es acuchillar? Eso me lo han preguntado mucho. Se llama así al proceso mediante el cual se lija la capa superficial de la madera para retirar el antiguo barniz y las suciedades incrustadas en el poro de la madera, para luego proceder a volver a barnizar. Se llama acuchillar porque antiguamente el barniz se retiraba con cuchillas a mano. Hoy en día se realiza con máquinas con rodillos o bien discos sobre los que se colocan lijas que giran a grandes revoluciones (gracias a Dios...). Después de esto, el parquet vuelve a relucir como el primer día. ¿Qué supone esto? Pues que un suelo de madera nos puede durar toda la vida.

Hay que tener en cuenta también, que cuando montamos un suelo de madera estamos montando algo totalmente natural en el que podemos apreciar como ninguna pieza es igual a otra; la vetas y los tonos varían componiendo un todo en el que es imposible no quedarse embelesado por tanta belleza. En el sintético, sin embargo, cada cierto número de piezas, se repite la veta, con lo cual, da una sensación de artificialidad aunque, ciertas marcas están consiguiendo últimamente que, hasta para los más profesionales, sea difícil a simple vista cerciorarse si es o no un suelo laminado. Conviene resaltar que, andar descalzo por un suelo de madera no tiene nada que ver con andar por uno laminado; el de madera no está tan frío...

Por otro lado, el suelo laminado suele ser bastante más duro que la madera, además de ser, en la mayoría de los casos, considerablemente más económico. Eso no quiere decir que no se raye; rayar se rayan todos los suelos (si, los de mármol también) pero, dependiendo también de la dureza (ver post de las durezas) puede costar más o menos rayarlo.

En definitiva, antes de decantarse por uno u otro debemos pensar:
  • Primero en nuestro poder adquisitivo.
  • En si nos importa más quedarnos con lo "auténtico" o con la "imitación", si bien, muchas veces la imitación es bastante buena.
  • El uso que le vamos a dar. Si va a tener mucho trasiego (por ej. un comercio) se recomienda, la mayoría de las veces por cuestión de aguante al desgaste, optar por un suelo sintético de altas prestaciones (AC5) que aguanta mucho mejor que la madera o, incluso por un suelo vinílico.
Si quieres instalar o restaurar un suelo de parquet, tarima o laminado  en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.




    Colocar parquet encima de otro suelo


    Nuestra amiga Mar nos hizo la siguiente consulta:
    HOLA,
    Quería haceros la siguiente consulta :

    - El seguro de la vivienda tiene que sustituirme el suelo de la buhardilla. Tengo puesto suelo de madera. En una esquina donde hay un armario empotrado ha habido una gotera y hay que sustituirlo todo, ya que si no se notaría un parche con lo nuevo. He decidido poner en lugar de madera, suelo laminado ya que aguanta más los arañazos y golpes y además no sufre dilataciones (me van a poner la
    marca quick step que dice que es muy buena marca).
    - Para ahorrar tiempo y follón, el parquetista me propone no quitar el suelo que hay (ya que esta bien, no está abarquillado, en la esquina donde ha entrado el agua
    y se ha quitado un trozo de madera, pondrían algo para nivelar) y poner el
    suelo laminado sintético encima de la madera, porque aparte de ahorrarme mucho
    follón, además tengo más aislante.
    Qué os parece : debo de quitar el suelo ó no hay problema en poner el nuevo suelo encima ???

    Muchas gracias.
    Y nuestra respuesta:
    Hola Mar:

    Pues en cuanto a la idea de instalar un suelo encima del anterior, en principio, no hay problema. El único requisito que debe tener la solera antigua es que esté bien nivelada y no presente abarquillamientos o piezas que no estén bien sujetas. La esquina que a sufrido la entrada de agua debe quedar bien nivelada y firme con respecto al resto del pavimento.
    El suelo elegido es una muy buena marca pero, eso si, fíjate bien en la dureza, nosotros recomendamos por lo menos un AC4 (para tránsito domestico intenso o comercial moderado) si bien pudiera parecer que con un AC3 pudiera bastar, el AC4 se convierte en una superficie muy resistente a los arañazos y golpes en entornos domésticos.
    Muchas gracias por tu consulta.
    Si quieres instalar o restaurar un suelo de madera en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.

    Clasificación según su dureza de los suelos laminados



    Vulgarmente conocido como tarima flotante, los suelos laminados son aquellos pavimentos imitación a madera u otros materiales que se colocan sin clavar ni pegar a la solera.

    Uno de los principales aspectos en los que nos deberíamos fijar a la hora de decantarnos por un modelo, es su dureza pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de dureza? Para valorar la dureza de un suelo laminado se realiza un test de abrasión en el que una máquina somete al suelo a una serie de frotados con rodillo provisto de una lija, hasta que la capa decorativa pierde su apariencia original. Así los suelos, según la norma EN 13329, se clasifican en:

    • AC1 (más de 900 vueltas) .
    • AC2 (más de 1.800 vueltas) .
    • AC3 (más de 2.500 vueltas) .
    • AC4 (más de 4.000 vueltas) .
    • AC5 (más de 6.500 vueltas) .
    • AC6 (más de 8.500 vueltas).











    Los fabricantes suelen emplear:
    • AC3: uso normal, vivienda.
    • AC4: uso elevado, locales comerciales.
    • AC5: uso intensivo, bares, centros comerciales.
    Con esto de las durezas hay que tener cuidado porque podemos encontrarnos con dos suelos de suelo laminado que sean AC3 por ejemplo, y que varien de precio. ¿A qué puede deberse esto? Pues a que un suelo AC3 puede haber resistido 2500 vueltas y otro 3900, por lo que el primero sería de menos calidad que el segundo y más barato.

    Junto con la clasificación AC, se suelen adjuntar unos dígitos (23, 32, 33, etc...) para designar propiedades características o "clases de utilización" marcadas en el código EN 13329. El primer dígito designa las clases, y el segundo las calidades (33 mejor que 31, o mejor 23 que 22).

    Nivel de uso/Aplicación
    Doméstico
    Comercial
    Uso moderado
    Clase 21 Clase 31
    Uso general
    Clase 22 Clase 32
    Uso Intenso
    Clase 23 Clase 33
    Uso intenso / industrial moderado

    Clase 34

    Si quieres instalar o restaurar un suelo laminado (tarima flotante) en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.


    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
    Solicita precio con descuento adicional en tarima flotante Quick-Step


    © 2009-2017 Expertos En Parquet.Todos los derechos reservados. Diseñado por Yacedoti Multimedia con la tecnología de Blogger
    Aviso Legal