Instalación de parquet, tarima o suelos laminados sobre calefacción radiante



En los sistemas de calefacción radiante (sistema por agua o eléctrico), el suelo es calentado por la misma y el calor asciende por las estancias, manteniendo una temperatura agradable. Cuando queremos instalar suelos de madera o laminados, debemos de tomar en cuenta una serie de consideraciones. En primer lugar, tenemos que saber que dicho sistema de calefacción calentará el mortero y éste, a su vez, por conducción transmitirá el calor a nuestro suelo. Por ello, debemos procurar informarnos primero, si el material es apto para su montaje sobre calefacción radiante.


En el caso del suelo laminado, debemos de asegurarnos que tanto la manta, base o underlay, como el propio suelo laminado, tienen un coeficiente de transmisión de calor lo más alto posible; es por ello, que la resistencia térmica (oposición al paso del calor) que presente el conjunto (manta + suelo) no debe ser superior a 0,150 m2K/W. ¿Para qué? Pues para asegurarnos una correcta transmisión del calor a la superficie ya que, de lo contrario la calefacción perdería efectividad y aumentaría su consumo.

Comprar en nuestra tienda la base EvaFlex Aluminio, apta para calefacción radiante

En el suelo de madera, debemos tener en cuenta que la madera varía su humedad dependiendo de la temperatura. De la misma manera, un cambio en la humedad conlleva una variación en su volumen, por lo que debemos que consultar con nuestro proveedor que maderas son las más adecuadas así como, el proceso que se debe de seguir para instalar un parquet sobre suelo radiante.

Finalmente, el pavimento sólo debe ser instalado después de que el mortero esté totalmente fraguado y seco. De lo contrario, si el mortero aún tuviese algún resto de humedad, ésta se transmitiría al pavimento cuando se encendiera, pudiéndose producir fenómenos de levantamientos, atejamientos...etc del mismo.

Para el secado del mortero de cemento (otros tipos, consultar), debemos seguir el proceso que nos marque el fabricante, siendo la humedad resultante no superior al 2% en peso (Norma UNE 56810:2010 "Suelos de madera. Colocación. Especificaciones.").

Durante el uso de la calefacción, una vez instalado el parquet, debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Evitar superar los 27ºC (en el pavimento) o los 65 W/m2 si es un sistema eléctrico. 
  • La utilización de alfombras puede sobrecalentar la zona bajo las mismas, lo que es perjudicial para el suelo de parquet, ya que se reseca en exceso.
  • La temperatura ideal del local (que no coincide con la de las conducciones de  la calefacción), para procurarnos una buena conservación del parquet, es de entorno a 21ºC y una humedad relativa entre el 45% y el 65%.
  • En condiciones altamente secas, se aconseja el uso del humificador para elevar la humedad relativa hasta conseguir los valores idóneos.
  • Si la humedad ambiental es muy baja o la temperatura muy alta pueden surgir problemas de grietas entre piezas.
  • El encendido y el apagado de la calefacción debe hacerse de modo gradual y paulatino (de 3 en 3ºC), nunca de forma brusca.

Si  buscas una empresa especializada en la instalación de pavimentos de madera o laminados sobre calefacción radiante en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.



Qué es tarima de exterior




Se llama así al pavimento de madera apto para ser instalado en el exterior. Debido a la propia naturaleza de la madera, al tratamiento que se le aplique y al proceso de secado al cual es sometido, la madera conserva una humedad determinada y, resiste las condiciones climatológicas adversas propias de su instalación a la intemperie.

Siempre que optemos por decorar los exteriores de nuestra vivienda con este tipo de productos, debemos de cerciorarnos que el material, el distribuidor y, por supuesto, la fábrica son de primera calidad. Así pues, no esperemos "duros a pesetas" y no nos dejemos llevar por una oferta desmesurada en una madera que, una vez comprobados precios, sepamos que su valor es sensiblemente superior. En la procedencia, en el material o en el secado puede estar la diferencia. Por tanto, dudemos siempre de aquel material que se nos ofrezca muy barato.

En las fábricas, una vez la madera ha sido aserrada, el contenido en agua es alto y, para que no realice movimientos indeseados y haya que sustituir las tablas de madera por otras, ese exceso de agua debe ser expulsada. Para esto, se emplea lo que se denomina proceso de secado. Este proceso, varía según la madera vaya a usarse en exterior o en interior, o se trate de una especie u otra, siendo igualmente distinto el contenido de humedad resultante.





TIPOS DE MADERA UTILIZADOS


Los tipos de madera que suelen ser empleados en la fabricación de la tarima de exterior son:
  • Ipe.
  • Cumarú.
  • Massaranduba.
  • Garapa.
  • Iroko.
  • Teka.
  • Elondo.
De todas ellas, la que mejor durabilidad presenta es el Ipe, que procede del sur y el centro de América.
A simple vista, podríamos pensar que puede existir relación entre la densidad de la madera y su durabilidad (vida de la madera), sin embargo, no es así. La densidad se debe a la concentración de sus fibras y a su contenido en minerales y, su durabilidad, depende de la resistencia que presenta al ataque de bacterias y hongos. Por ello, la madera empleada para el exterior debe presentar una buena durabilidad.


FORMATOS

Entre los principales formatos encontramos:

  • Tarima lisa.
  • Tarima estriada.
  • Canto oculto.
  • Canto invisible.
  • Losetas...
En cuanto a la forma de instalar estas tarimas, normalmente, se colocan sobre unos rastreles (listones), con un tratamiento especial para el exterior, sobre los cuales se fijan las tablas con unas grapas (de acero o plástico) atornilladas especiales. Las losetas, sin embargo, se colocan en sistema flotante (sin fijar al suelo) y unidas unas a otras con algún ingenioso sistema.



Grapa de acero inoxidable
Loseta


MANTENIMIENTO

Aquí encontramos la parte más fundamental de la vida de nuestra tarima de exterior. Principalmente consiste en la aplicación de un producto sobre la superficie para proteger la madera. El requisito más importante que debe presentar dicho producto, es que penetre bien en el poro y no cree capa, para impermeabilizar y proteger de las inclemencias meteorológicas así como, de la suciedad.
Este proceso variará según la zona geográfica, el uso al que estará sometida la tarima y la exposición solar pero, normalmente, se realiza de dos a tres veces al año.

Si quieres instalar o restaurar una tarima de exterior en Huelva o Sevilla, pide presupuesto sin compromiso, contactando con nosotros aquí.


Te puede interesar:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Solicita precio con descuento adicional en tarima flotante Quick-Step


© 2009-2017 Expertos En Parquet.Todos los derechos reservados. Diseñado por Yacedoti Multimedia con la tecnología de Blogger
Aviso Legal